viernes, 13 de abril de 2012

El Ciego Maravilloso


Senén Suárez Hernández



 Ignacio Arsenio Travieso Scull (Guira de Macurige, Matanzas 1911 - Los Angeles, California 1972), mas conocido por Arsenio Rodríguez. Nadie ha podido conocer quién le puso el sobre nombre de el Ciego Maravilloso, aunque todos sabemos el por qué. Ignacio perdió la vista a los 7 años, entonces tenemos que este joven ciego, negro pobre y analfabeto, en los primeros años de la República Mediatizada, solo su ángel de la guarda o mas bien su incansable persistencia lo llevó a los mas altos peldaños del son cubano. 
Sobre su ceguera se ha discutido hay dos vertientes: la coz de un caballo y problema genético. Estela su hermana quién en ocasiones integró su conjunto tenía problemas también con la vista. 
Arsenio vivió un tiempo de su juventud en Guines, y de allí decide marchar en los años 30 a nuestra capital, para tratar de insertarse en el son habanero, pues ya poesía conocimiento del tres y este género rítmico tenía mucha aceptación en nuestro país en esa época.
El era una persona obesa. Con tal impedimenta siempre se apoyaba en su hermano menor Kike quién lo conducía a todas partes. Ya instalado en La Habana logra ingresar en los sextetos Bellamar y después el Boston.
Al finalizar la década del 1930 crea su propia agrupación, agregando más trompetas y tumbadora, lo que resultó ser una innovación en los septetos ya establecidos.
Es así como este músico empírico va demostrando que trae mucha carga de imaginación y fuerza sonera en su futuro inmediato.
En este mundo de ideas musicales Arsenio comienza a crear melodías que surgen de su mente como boleros, sones y demás gamas de la música popular cubana para beneplácito de sus admiradores que ya para aquellos años sumaban muchos.
Yo conocí al conjunto de Arsenio Rodríguez por los años 1940 en la emisora Radio Salas, situada en San Rafael y Consulado.
Por ese tiempo la afluencia de agrupaciones en esa estación radiofónica era inmensa por cuanto tenía una gran audiencia, y si no le pagaba a nadie, por lo menos nos daba promoción para otras actividades pagadas. 
El grupo mimado de los Salas era el de Arsenio, lógico, ellos resultaban los mas populares, algo especial en el son de esa época. 
No es menos cierto que cada músico de esa unidad resultaba un experimentado sonero y para que no quede ninguna duda de lo antes dicho los mencionaremos.

Piano: Luis Martínez Griñan (Lili)
Contrabajo: Lázaro Prieto
Trompetas: Felix Chapottin, Oscar Velasco ( florecita ) y Alfredo Almentero (chocolate)
Bongosero: Antolín Suárez (papa kila)
Tumbador: Felix Alfonso (chocolate)
Voces: René Scull, Miguelito Cuní y Carlos Ramírez y el propio Arsenio con su tres. 

Podemos mencionar otros cantantes que estuvieron en el conjunto, en pequeños períodos como lo fueron: René Álvarez, Estela, hermana de Arsenio y Pedro Luis Sarracent, este con una magnifica voz. 
Es justo destacar que el cantante preferido del ciego maravilloso lo fue su cercano pariente Rene Scull quién grabara las mejores obra de su catalogo autoral.
Hablando con Gerardo Portillo Scull familia de Arsenio, coincidimos en que la época mas brillante de la vida musical de este matancero lo fue estando en Cuba y no en los Estados Unidos donde grabó solo dos números importantes “Acerca el oído “ y “Hay fuego en el 23” .
En el año 1952, nosotros grabamos Guaguancó Callejero del compositor Ignacio Piñeiro, esa grabación gustó mucho en New York, y encontrándome en Radio Progreso por aquel tiempo, Arsenio Rodríguez recién llegado de esa ciudad visitó la mencionada emisora donde sostuvimos el siguiente dialogo.
Arsenio: ¿Tu eres Senén Suárez? -- si señor -le contesté
Arsenio: ¿Y eres blanco? - me preguntó - si señor le conteste, por qué lo pregunta.
Arsenio: Te pregunto porque ese Guaguancó que yo escuché en New York es cosa de negro, y comenzó a reír.
Entonces se inició una charla con alguien que yo admiré y trate de imitar toda una vida. También monté en mi conjunto muchas de las obras que él creó.
En fin pienso que él tuvo un gran mérito, venció las barreras que se le presentaron con ahínco y valor es decir las que casi vencimos todos.
Me contaba mi amigo Rubén González Fontanills que él fue uno de los primeros pianistas del conjunto de Arsenio Rodríguez y que nunca tuvo ningún problema, todo lo contrario, aprendió muchos de los secretos del son cubano. 
También me comentó que este director exigía cumplimiento, calidad y puntualidad en cualquier terreno a pesar de su ceguera, nada, cosas que tienen los talentos.

¿Que nos legó Arsenio Rodríguez para La Cultura Nacional?
Un tres cadencioso y sonero y las siguientes obras:
• La vida es un sueño
• Vuelvo a la vida
• No puedo comer vista gacha
• Me siento muy solo
• Con un amor se borra otro amor
• Acerca el oído
• Fuego en el 23
• El reloj de Pastora
• Y muchas mas hasta llegar a un centenar

Los admiradores del Ciego Maravilloso siempre tendremos un momento para homenajear su obra.
Ya finalizando este trabajo me llama Gerardo Portillo Scull y me informa que hablo con la hija de Arsenio Rodríguez llamada Mercedes T. Scull donde ella conoce que el apellido de su padre se lo cambia por motivos artísticos 
Igualmente Carlos Ramírez también es Scull.
Agrega Portillo que casi todos los Scull de estas regiones son descendientes de esclavos menos los de Colon.

Bibliografía
Gerardo Portillo Scull
Lic. Belinda de la Caridad Suárez Pesi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada